LA CASA DE LOS TÍTIERES
   
 
¡Pasen y vean! Los titiriteros tienen en Abizanda un pequeño teatro y un museo de títeres. Les gusta recibir a los amigos; les dicen cuando llegan:

“Sed todos muy bien venidos a la Casa de los Títeres. Antes de entrar, frotáos las manos, abrid el corazón, despertad la sonrisa, disponéos a ver con la mirada amable de contemplar las fábulas, pues la comedia está a punto de ser sembrada. Dentro mis compañeros titiriteros despiertan a los muñecos, ajustan los hilos, templan las gaitas… Entrad para reír, para disfrutar, para soñar, que no sólo de televisiones y prisas vive el hombre. Cuando entréis, haya dentro un silencio tan profundo que si la golondrina del alero habla con sus hijos, la oigamos y si el fantasma de la casera Simona, que aquí vivió, quiere decirnos algo, también lo oigamos.”
   
   
 
Pulse sobre las fotografías para ampliarlas